Sujetos generales variables

Pegasus

Los sujetos generales variables en el cuadro Pegasus en el primer vuelo, son tres, de igual importancia. El caballo alado, sin experiencia de vuelo, pide consejo a la reina del cielo, pero la situación es embarazosa, porque el águila está a punto de ser capturada por el cazador de águilas.
La escena tiene lugar en la cima de una montaña, bajo la mirada impasible del chaman.
Lo que parece claro a nuestro intelecto es absolutamente relativo y relacionado con el estado de gracia de nuestro cuerpo físico. Una idea, un concepto, una creencia, miserablemente pueden colapsar bajo las garras de los sujetos generales variables.

En mis cuadros hay sujetos principales variables y sujetos secundarios variables.

Un sujeto secundario tiene su propia autonomía; sumado a otro secundario forma un sujeto compuesto.
Más sujetos compuestos forman un sujeto principal. Cuando exploramos una pintura,
utilizamos la vista, instrumento que conocemos muy bien, porque vivimos con la mirada, a través de la cual todo es filtrado.
Los detalles capturan nuestra atención, ocultando el sujeto principal: una lucha contra los detalles para conquistar la visión general.
Si trasladamos a nuestro mundo interior la misma técnica exploratoria utilizada para investigar mis pinturas, tendremos los mismos resultados.
Del mundo de las imágenes a aquel de los conceptos. En el mundo conceptual los «detalles» son todo lo que podemos imaginar:
el trabajo, la familia, la silla, el amante, el arte, la enfermedad, un recibo que pagar, etc. Fijar nuestro interés sobre ellos, impide la visión del sujeto principal: nosotros mismos.
Cuando investigamos una pintura, nuestra atención es total por el contrario está ausente en nuestras investigaciones interna.
Se puede utilizar el cuadro como instrumento para bajar a las profundidades de nosotros mismos.
Desdé las imágenes a los conceptos.
Del exterior hacia el interior.


Aquí se puede ver los efectos

de los sujetos generales variables.

Lo que aparece a primera vista
838
es solo un caballo y un águila,

pero hay también un chaman

que mira la escena y una cazadora

de águilas en tamaño entero que

hace su trabajo: cazar.


El Centauro


Ixion, rey de Tesalia y Efele, diosa de las nubes, dieron a luz a el Centauro, la primera criatura mitad hombre y mitad caballo, el progenitor de todos los centauros por venir, incluyendo Chiron, mencionado por Dante en la Divina Comedia.
Hay que recordar la forma física exacta del centauro: la cabeza y el torso de un hombre, la pelvis y las piernas de un caballo.
Los sujetos generales se mezclan con las variables, generando formas interesantes a veces surrealistas.
El Centauro era nervioso, irritable, abstemio y gritador.
En la pintura está sentado de perfil, con el brazo izquierdo doblado y la mano que hace cuernos supersticiosos.
Un fauno espeluznante exige atención, mientras que un caballo toma asiento, molesto por abandonar la escena.



El minotauro


El Minotauro, como el Centauro y la Esfinge, es un sujeto variable por su naturaleza. El se compone de cabeza, cola, piel, pezuñas de toros y el cuerpo de humano.
Hijo de Pasifae y el Toro de Creta, nació con el nombre de Asterión, horrible y feroz, constantemente presa de su instinto animal.
En esta composición aparece más toro que humano, en actitud protectora hacia una adolescente, rodeado de elefantes y otro animales.
En el cómic que hice hace tiempo “Dante y el misterio de lo Absoluto”, el Minotauro es colocado en el circulo octavo mientras se practica una especie de auto erotismo desenfrenado.
Como siempre, lo que se observa no siempre es correcto.




0 0 votar
Calificación del artículo
Avatar
Author: admin
Biografia: no tengo nada de interesante, soy un hombre qualquiera. Un saludo.
0 0 votar
Calificación del artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios