Thelema

Francois Rabelais

Francois Rabelais en su obra Gargantua y Pantagruel, creó una abadía ficticia a la que le dio el nombre de Theleme donde su lema era «haz tu voluntad: será toda la ley», y «amor es la ley, amor bajo voluntad»; de ahí se tomaron los principios básicos para que más tarde Aleister Crowley fundara esta religión de nombre Thelema.

Crowley escribió
El libro de la Ley, en el que tomó la palabra thelema para usarla en su sistema filosófico, religioso y místico que desarrolló, y en el cual incluye yoga, ocultismo y misticismo.

Rabelais fue un monje benedictino, que después de abandonar la vida monástica se inició en los estudios de medicina, tiempo que aprovechó para escribir su obra antes mencionada; algunos estudiosos del Rabelais piensan que escribió desde una perspectiva cristiana, mientras que otros creen que lo hizo haciendo alusión a su desacuerdo con la iglesia.

Evidentemente Crowley como buen investigador, escritor y ocultista ingles, tomó los puntos más relevantes de su autor favorito, al tiempo que afirmó haber recibido ayuda de una entidad de nombre Aiwass, a quien más tarde denominó como su Santo Ángel Guardián.

 

Según Crowley, cada ser humano tiene una «voluntad verdadera» que debe distinguirse de los caprichos del ego. Esa voluntad de la que él habla, es el «llamado» que tiene cada sujeto en la vida, lo que por consiguiente incluye el poder alcanzar la realización plena por méritos propios y con la ayuda de ciertos avatares, tal vez dioses del antiguo Egipto, excluyendo toda ayuda de Dios o de la visión judeocristiana. Él sostenía que para descubrir la verdadera voluntad cada ser debería librar los deseos de la mente, sobre todo las represiones o restricciones dictadas por la expresión de la sexualidad; ya que según él, la verdadera voluntad del individuo se da con el Santo Ángel Guardián.

La religión de Crowley, su Thelema, obtiene a sus dioses y diosas de la mitología egipcia, y la más alta en su cosmología es la diosa Nuit, a quien concibe como la Gran Madre de donde provienen todas las cosas; la segunda deidad es el dios Hadit, un pequeño complemento y consorte de Nuit. Hadit, simboliza el tiempo, el movimiento  y lo que se manifiesta, se le considera también «la llama que arde en el corazón de cada Hombre, y en el núcleo de cada estrella»;  y la tercera deidad es

Ra-Hoor-Khuit

Ra-Hoor-Khuit, que es una manifestación de Horus, y que está representado como el hombre en el trono con cabeza de halcón que lleva una vara, se le asocia con el Sol y con la energía que permanece activa en la magia thelémica.
En Thelema se practica la magia individualmente, por medio de lo cual buscan que la Voluntad Verdadera pueda manifestarse.

 

 Profundización

 Thelema

Fundador:         Aleister Crowley (1875-1947).
Deidad: Nuit, Hadit, Ra-Hoor-Kuit
Tipo religión: Neopagana, Esoterismo occidental, Gnosticismo
Número de seguidores estimado: Desconocido
Seguidores conocidos como Thelemitas
Escrituras sagradas: El Libro de la Ley, Los Libros Sagrados de Thelema
Lengua litúrgica: inglés y otros
País o región de origen: Reino Unido
País con mayor cantidad de seguidores: Estados Unidos
Organización internacional: Ordo Templi Orientis, A∴A∴
Comunidades: Logias, templos
Religiones relacionadas: Orden Hermética de la Aurora Dorada, Wicca, neopaganismo

Thelema es una filosofía de vida basada en las máximas «haz tu voluntad: será toda la ley», y «amor es la ley, amor bajo voluntad». El ideal de «haz tu voluntad» y su asociación con la palabra thelema tiene su antecedente en François Rabelais (1494-1553), pero fue más desarrollada y popularizada​ por Aleister Crowley (1875-1947), quien fundó una religión​ llamada thelema, basada en este ideal.

La palabra misma es la transliteración al inglés del sustantivo en idioma griego koiné θέλημα (/zélema/): ‘voluntad’, que proviene del verbo θέλω (/zelo/): querer, desear, propósito. Algunos escritos del cristianismo primitivo usan esta palabra para referirse a la voluntad del dios Yahvé,​ la voluntad humana.

En el siglo XVI, François Rabelais usó «thélème» ―la forma francesa de la palabra― como el nombre de una abadía ficticia en su famoso libro Gargantúa y Pantagruel.​
La única regla de esta abadía era «fay çe que vouldras» (en francés moderno: «fais ce que tu voudras» o ‘haz aquello que deseas’).

Francis Dashwood

Esta regla fue reavivada y usada en el mundo real a mediados del siglo XVIII por sir Francis Dashwood, quien la inscribió en la puerta de su abadía en Medmenham, donde sirvió como lema del Club del Fuego Infernal.

La misma regla fue usada en 1904 por Aleister Crowley en El Libro de la Ley.

Este libro contiene tanto la frase «haz tu voluntad» como la palabra thelema, en griego, la cual Crowley tomó para el sistema filosófico, místico y religioso que subsecuentemente desarrolló.

Este sistema incluye ideas del ocultismo, yoga, y misticismo tanto oriental como occidental (especialmente la cábala).

 

Libro de la Ley

 

 

Shri Gurudev Mahendranath

Shri Gurudev Mahendranath, hablando sobre suechachara ―el equivalente sánscrito de la frase «haz tu voluntad», escribió que «Rabelais, Dashwood y Crowley deben compartir el honor de perpetuar lo que ha sido tan elevado ideal en gran parte de Asia».
François Rabelais era un monje franciscano y más tarde benedictino del siglo XVI. Eventualmente abandonó el monasterio para estudiar medicina en Lyon en 1532. Fue ahí donde escribió Gargantúa y Pantagruel, una serie conectada de libros que cuentan la historia de dos gigantes ―el padre (Gargantúa) y su hijo (Pantagruel) y sus aventuras― escrito de un modo extravagante y satírico. Es en el primero libro (capítulos 52-57) donde Rabelais escribe sobre la abadía de Thélème, construida por el gigante Gargantúa. Se burla de las instituciones monásticas, ya que su abadía tiene una alberca, servicio de mucamas y ningún reloj a la vista.​

 

Uno de los versos de la inscripción en la entrada de Thélème dice:

Gracia, honor, loas, delicia.
aquí se encuentran día y noche.
Sanos cuerpos presentados
con una buena mente
persiguen aquí con entereza
gracia, honor, loas, delicias.

Pero debajo del humor había un concepto muy real de utopía y sociedad ideal.​ Rabelais da una descripción sobre cómo vivían los telemitas de la abadía, y qué reglas acataban.

Sus vidas iban pasando no en leyes, estatutos, o reglas, sino de acuerdo con su propio libre albedrío y placer. Ellos se levantaban de sus camas cuando juzgaban conveniente; ellos en efecto comían, bebían, trabajaban, dormían, cuando lo desearan y estuviesen dispuestos a ello. Nadie les despertaba, ninguno se ofrecía a limitarlos en su comida, bebida, ni en ninguna otra cosa; pues así lo había establecido Gargantúa. En todo su dominio y estrictas formas de su orden había tan solo una cláusula a ser observada: haz tu voluntad.

Porque los hombres que son libres, bien nacidos, bien educados y rodeados de buenas compañías, tienen ese instinto natural y esa espontaneidad ―que les compelen a las virtuosas acciones y los aleja del vicio― que se llama honor. Esos mismos hombres, cuando por mero estancamiento y coacción son oprimidos, se alejan de esa disposición noble por la cual se encontraban inclinados a la virtud, para romper esas cadenas de servidumbre que tan tiránicamente les esclavizaban; pues le es cercano a la naturaleza del hombre el anhelar cosas prohibidas y el desear lo que le es negado.

Muchos académicos piensan que el autor francés escribió desde una perspectiva específicamente cristiana mientras apuntando hacia desacuerdos con la Iglesia.

Alexander Pocetto

Alexander Pocetto, de la Universidad Allentown de St. Francis de Sales, argumenta que Martín Lutero influenció a Rabelais. Él traza muchos paralelismos entre Rabelais y Francis de Sales.​ M. A. Screech enfatizó las opiniones ortodoxas del escritor satírico.​ Otra fuente tiene a Rabelais burlándose de Lutero y de la Iglesia desde una perspectiva reformista: La informalidad de las «masas» de Rabelais muestra que está de acuerdo con Erasmo de Rotterdam, quien denunció el ritual formalizado de la Iglesia romana como «judaico».

 

Erasmo de Rotterdam

La mayoría de los humanistas y reformadores despreciaron la celebración fija y repleta de convencionalismos de la Última Cena, llamándola idolatría.

 

Las masas de Rabelais por lo tanto, muestran a los compañeros de Pantagruel en comunión entre ellos, compartiendo el «pan» y el «vino». […]

Entre reformadores radicales y conservadores extremos en la Iglesia, la moderación está en peligro de ser aplastada, y sin embargo Pantagruel mantendrá sus ideales independientemente del riesgo.​

Erich Auerbach

En 1946 rechazó todo esto, escribiendo que lo revolucionario sobre la manera de pensar de Rabelai no es la oposición al cristianismo, sino la libertad de visión, sentimiento y pensamiento que produce su continuo jugar con las cosas, y que invita al lector a enfrentar directamente con el mundo y la riqueza fenoménica. En un punto, con toda seguridad, Rabelais toma posición, y es una oposición básicamente anti-cristiana; para él, el hombre que sigue su naturaleza es bueno, y la vida natural, sea de hombres o cosas, es buena…

 

Francis Dashwood y el Club del Fuego Infernal

Sir Francis Dashwood adoptó algunas ideas de Rabelais e invocó la misma regla en Francia cuando fundó un grupo llamado Monjes de Medmenham (mejor conocido como el Club del Fuego Infernal).​ Una abadía fue establecida en Medmenham, descrita en la Enciclopedia británica (de 1911) como sigue:

En Medmenham, en el Támesis sobre Marlow, hay fragmentos, incorporados a una residencia, de una abadía cirstense fundada en 1201; que se destacó en la mitad del siglo XVIII como el lugar de encuentro de un club de convivio llamado los Franciscanos por su fundador, Sir Francis Dashwood, después Lord le Despencer (1708-1781), y también conocido como el Hell-Fire Club,

Hell-Fire Club

entre cuyos miembros políticos notorios destacan John Wilkes, Bubb Dodington y otros.

 

El lema del club, fay Ce que voudras (Haz tu voluntad), inscrito en una puerta de la abadía, fue tomada de la descripción de Rabelais de la abadía de Thelema en su obra Gargantúa y Pantagruel.

Gargantúa y Pantagruel

Tenemos poca evidencia directa de lo que el Club del Fuego Infernal de Dashwood hacía o creía.
El único testimonio directo proviene de John Wilkes, un miembro que nunca fue admitido en el círculo interior.
Él describe sus orígenes de la siguiente manera: Un conjunto de honorables, alegres compañeros, felices discípulos de Venus y Baco, se reunían ocasionalmente a celebrar a las mujeres y el vino y para dar más vitalidad a los festivos encuentros, se sumergieron en cada lujosa idea de los antiguos y enriquecieron sus propios placeres modernos con la tradición del lujo clásico.​

 

El grupo derivó más de Rabelais que la inscripción sobre la puerta, según la opinión del teniente coronel Towers, quien escribió «Mi interpretación de las cavernas permanece como he dicho, que ellas eran usadas como templo oracular dionisíaco, basado en la interpretación de Daswood de capítulos relevantes de Rabelais».

Nathaniel William Wraxall

En sus Memorias históricas (1815) acusó a los monjes de llevar a cabo rituales satánicos, pero estas acusaciones han sido desechadas como rumores.​ Gerald Gardner y otros como Mike Howard dice que los monjes adoraban a «la Diosa».

 

Daniel Willens argumenta que el grupo probablemente practicaba masonería, pero también sugiere que Dashwood pudo haber sostenido secretos sacramentos católicos. Se pregunta si Wilkes hubiera reconocido una misa católica genuina, incluso si la vio él mismo e incluso si la versión secreta hubiera seguido el modelo al pie de la letra.​

La Gran Logia canadiense de Columbia Británica y Yukon minimiza la conexión con la francmasonería.

Las obras de Aleister Crowley

 

Aiwass

Aleister Crowley (1875-1947) era un ocultista inglés, escritor y provocador social.

Rabelais era uno de los héroes de Crowley​ y sus libros Gargantúa y Pantagruel pudieron haber dado a Crowley parte de su base filosófica para la Ley de Thelema, en particular la frase «Haz tu voluntad».​

En The Antecedents of Thelema, Crowley se refirió a Rabelais como «nuestro maestro»,​ y Rabelais también fue incluido entre los Santos de la Ecclesia Gnostica Catholica junto con Virgilio, Cayo Valerio Catulo, William Blake, Rey Arturo, Carlomagno y Swinburne.

En 1904, Crowley afirmó haber recibido Liber AL vel Legis, de una entidad llamada Aiwass, que iba a servir como la fundación del sistema religioso y filosófico llamado Thelema. Crowley resumió su Ley de Thelema​ en estos versículos del Libro:
«Hacer tu voluntad será el todo de la ley»​
«Amor es la ley, amor bajo voluntad»​
«No hay más ley más allá de hacer tu voluntad»​
Shri Gurudev Mahendranath y otros han escrito que Crowley revivió la Ley Thelémica de Rabelais.​ Aleister Crowley escribió en The Antecedents of Thelema (1926) que Rabelais «formuló en esencia la Ley de Thelema, muy semejante a como es entendida por el Master Therion en persona», e incluso que «la obra maestra de Rabelais contiene en singular perfección un pronóstico exacto del Libro que sería revelado por Aiwass a Ankh-f-n-khonsu 370 años después».

Haciendo a un lado las cuestiones de profecías, Rabelais no fue precursor de Thelema. Jovial y asistemáticamente, Rabelais mezcló en su heterodoxo credo elementos del dominio de sí mismo de los estoicos y la espontánea fe y bondad cristianas.

 

El Libro de la Ley

 

El sistema de Thelema de Crowley comienza con El Libro de la Ley, cuyo nombre oficial es Liber AL vel Legis. Fue escrito en El Cairo, Egipto durante su luna de miel con su nueva esposa Rose Crowley.

Rose Crowley

Este pequeño libro contiene tres capítulos, cada uno lo escribió en una hora, comenzando al medio día, en Abril 8, Abril 9, y Abril 10, 1904.
Crowley afirmó que tomó dictado de una entidad llamada Aiwass, a quien más tarde identifico como su Santo Ángel Guardián. Crowley escribió muchos comentarios al El Libro de la Ley (Thelema), el último lo escribió en 1925.

Esta breve declaración llamada simplemente «El comentario» advierte contra el estudio del Libro y la discusión de su contenido, y afirma que toda “cuestión de la Ley debe ser decidida únicamente apelando a mis escritos » y está firmado por Ankh-af-na-khonsu.​ Los únicos escritos conocidos de Ankh-af-na-khonsu aparecen en la Estela de la Revelación.

Voluntad Verdadera

 

De acuerdo con Crowley, cada individuo tiene una “Voluntad Verdadera”, que debe distinguirse de los deseos y caprichos ordinarios del ego. La Voluntad Verdadera es esencialmente el “llamado” o “propósito” en la vida.

El concepto de Crowley asume que esto incluye el objetivo de alcanzar la realización plena por esfuerzos propios y con la ayuda de ciertas personificaciones (avatares) de, las más de las veces, dioses egipcios, pero sin la ayuda del concepto judeocristiano de Dios o alguna otra autoridad divina.

​ Crowley creía que para descubrir la Verdadera Voluntad, uno debe liberar deseos de la mente subconsciente del control de la mente consciente, especialmente las restricciones dadas a las expresiones sexuales, que él asoció con el poder de la creación divina.​


Él enseñó que la Verdadera Voluntad
de cada individuo está identificada
con el Santo Ángel Guardián, un
Daimon único a cada individuo.

 

Escepticismo

Crowley enseñó a examinar de manera escéptica todos los resultados obtenidos mediante la meditación o la magia, al menos por el estudiante.

Él unió esto a la necesidad de mantener un registro mágico que trata de enlistar todas las condiciones del evento.​ En Liber ABA (Magick, Book 4) Parte 1 (escrito entre 1912 y 1913), Crowley hace este comentario optimista mientras delineaba similitudes entre varios maestros religiosos:

Tan diversos como puedan parecer estas afirmaciones a primera vista, todos concuerdan en anunciar una experiencia de la clase que hace cincuenta años se hubiera llamado sobrenatural, hoy se llamaría espiritual, y dentro de cincuenta años tendrá un nombre apropiado de basado en el entendimiento del fenómeno ocurrido.

Cosmología

La Thelema de Crowley deriva sus dioses y diosas principales de la Mitología egipcia. La más alta deidad en la cosmología de Thelema es la diosa Nuit.

diosa Nuit

Ella es el cielo nocturno arqueada sobre la Tierra simbolizada en la forma de una mujer desnuda.

Ella es concebida como la Gran Madre, la fuente última de todas las cosas.

Otras deidades dentro de la cosmología de Thelema son:

 

 

Hoor-paar-kraat

(o Harpócrates), dios del silencio y la fuerza interior, el hermano gemelo de Ra-Hoor-Khuit.​
Babalon.Según Crowley, la primera aparición de Aiwass fue durante los tres días de la escritura de Liber Al Vel Legis. Su primera y única identificación, como está descrito en el capítulo I, fue: «¡Mirad! Que es revelado por Aiwass el ministro de Hoor- parr- kraat». Comúnmente, Hoor-paar-kraat es transliteración griega de Harpócrates. Significa «Horus el niño», a quien Crowley consideró la deidad central dentro de la cosmología Thelemica. De igual forma, Harpócrates también representa el Ser Grandioso, el Santo Ángel Guardián.2​Crowley describió el encuentro a detalle en El Equinoccio de los Dioses, que decía: La voz de Aiwass pareció llegarme por encima de mi hombro izquierdo, desde la esquina más lejana del cuarto. Parecía hacerse eco a sí mismo en mi corazón físico de una manera muy extraña y difícil de describir. En ocasiones, he notado un fenómeno similar mientras esperaba un mensaje con gran esperanza o pavor. La voz manaba apasionada, como si Aiwass debiera atenerse a un límite temporal… era grave, musical y expresiva, el tono se iba haciendo solemne, voluptuoso, tierno o feroz, según el contenido del mensaje. No era un bajo – acaso un tenor o barítono. Hablaba el inglés sin acento alguno, nativo o extranjero, y sin rasgos propios de ninguna tierra o casta, cosa que en un principio me resultó sorprendente, incluso inquietante. Tuve la aguda sensación que el orador se hallaba realmente en la esquina donde parecía estar, en la forma de una «materia fina», transparente como un velo de gasa, o una nube de humo de incienso. Parecía ser alto, de tez oscura, de unos treinta años, fornido, activo y fuerte, con cara de rey salvaje, y los ojos velados, no fuera que la mirada destruyese todo aquello en que se posara. La vestimenta no era árabe; sugería el estilo asirio o persa, pero muy vagamente. Presté poca atención a estas cosas, porque para mí, en aquel momento, Aiwass era un «ángel», como los que había visto a menudo en visiones, un ser puramente astral.

Ramera virgen.

Babalon / b æ b æ l ən / (también conocida como la Mujer Escarlata , Gran Madre o Madre de las Abominaciones ) es una diosa que se encuentra en el sistema místico de Thelema , que se estableció en 1904 con el autor y ocultista inglés Aleister Crowley ‘s escritura de El Libro de la Ley , su nombre se dará más tarde en otras obras. En su forma más abstracta, representa el impulso sexual femenino y la mujer liberada. En el credo de la Misa Gnóstica, ella también se identifica con la Madre Tierra , en su sentido más fértil. Al mismo tiempo, Crowley creía que Babalon tenía un aspecto terrenal en la forma de un oficio espiritual, que podía ser ocupado por mujeres reales, generalmente como contraparte de su propia identificación como » A Mega Therion » (La Gran Bestia). ) – cuyo deber era entonces ayudar a manifestar las energías del eón actual de Horus .

Magia

 

La “magia (k)” de Thelema es un sistema de disciplina para entrenamiento físico, mental y espiritual.​ Crowley definió magia (k) como “la Ciencia y Arte de causar Cambios en conformidad con la Voluntad”.​

Él recomendó la magia (k) como el medio para descubrir la Voluntad Verdadera​ y escribió sobre lo que la Ley de Thelema dice acerca de, por ejemplo, trabajar con el plano astral.​ Crowley describió el proceso general en “Magia (k), Libro 4”:

Uno debe encontrar por sí mismo, y estar seguros más allá de la duda, “quién” se es, “qué” se es, “porqué” uno es así… Siendo por lo tanto consciente del curso apropiado a seguir, lo siguiente es determinar las condiciones necesarias para seguirlo. Luego de eso, uno debe eliminar de sí mismo todo elemento ajeno u hostil al éxito, y desarrollar aquellas partes de uno mismo que son especialmente necesitadas para controlar las ya mencionadas condiciones.​

Prácticas y observancias

La práctica de magia (k) en Thelema es un asunto individual. Generalmente, las prácticas se diseñan para asistir en encontrar y manifestar la Voluntad Verdadera, aunque algunos también incluyen aspectos festivos.​

Crowley integró prácticas Orientales con prácticas mágicas Occidentales de la Golden Dawn

​ Recomendó un gran número de prácticas a sus seguidores, incluyendo:

Yoga básico (ásana y pranayama)​
Ritual menor del pentagrama, para destierro e invocación (Golden Dawn)​
Liber Samekh, un ritual para la invocación del Santo Ángel Guardián
Liber Resh, que consiste en cuatro adoraciones diarias al sol.
Mantener un diario mágico
Magia sexual en varias formas incluyendo prácticas masturbadoras, heterosexuales y homosexuales.​

Ética

Thelema es una filosofía individualista y no tiene conceptos éticos en el sentido usual. Crowley escribió en «New Comment» to Liber AL vel Legis (II,28) que:

No hay un estándar de lo que es correcto. La ética es sofistería. Cada Estrella debe seguir su propia órbita. Al infierno con los “principios morales”; no hay tal cosa.

Liber AL vel Legis sí deja en claro ciertas normas de conducta. La más importante de ellas es “Hacer tu voluntad” que es presentada como “el todo” de la Ley, sin ninguna ley más allá de ella.

Crowley escribió una gran cantidad de documentos adicionales presentando su opinión personal sobre la conducta de los individuos a la luz de la Ley de Thelema, por ejemplo: Liber Oz, Deber, y Liber II.

Liber Oz

Liber Oz enumera algunos de los derechos del individuo implícitos en el derecho superior de «hacer tu voluntad». Para cada persona, estos incluyen el derecho a: vivir bajo su propia ley, vivir del modo que sea su voluntad, trabajar, jugar y descansar como sea la voluntad de cada quien, morir cuándo y cómo sea su voluntad; comer y beber lo que sea su voluntad; vivir donde sea su voluntad; moverse por el mundo según su voluntad; pensar, decir, escribir, pintar, moldear, construir y vestir según su voluntad; amar cuándo, dónde y con quien sea según su voluntad; y matar a aquellos que anularían esos derechos.

Deber

Deber es descrito como «un apunte en las máximas reglas de conducta práctica a ser observadas por aquellos que aceptan la Ley de Thelema».​ No es un Liber numerado como están todos los documentos que Crowley escribió para la A.·.A.·., sino que fue enlistado como un documento específicamente para la Ordo Templi Orientis. Se encuentra dividido en cuatro secciones:

A. Tu deber contigo mismo: describe al yo como centro del universo, con un llamado para aprender sobre la naturaleza íntima de uno mismo. Aboga por desarrollar todas las facultades de manera equilibrada, establecer la autonomía de sí mismos, y dedicarse al servicio de la Voluntad Verdadera.
B. Tu deber con otros: llama a eliminar la ilusión de separación entre uno mismo y todos los demás, a pelear cuando sea necesario, a evitar interferir con las Voluntades de otros, a iluminar a otros cuando sea necesario y adorar la naturaleza divina de todos los demás seres.
C. Tu deber con la humanidad: llama a que la ley de Thelema sea la única regla de conducta. Que las leyes de cada lugar deberían tener el objetivo de asegurar la mayor libertad para todos los individuos. El crimen es descrito como siendo una violación de la voluntad verdadera de uno mismo.
D. Tu deber con los demás seres y cosas: aboga por la aplicación de la ley de Thelema a todos los problemas y afirma que «es una violación de la ley de Thelema el abusar de las cualidades naturales de cualquier animal u objeto al impedir sus funciones propias» y «la ley de Thelema ha de ser aplicada implacablemente para decidir cualquier cuestión de conducta».

Liber II

En Liber II: El mensaje del Maestro Therion, la ley de Thelema es resumida de manera sucinta como «Haz según tu voluntad: después no hagas nada más».​ El autor también describe el ejercicio de la voluntad como una actividad infatigable sin apego al resultado, escribiendo: «La concepción es, por tanto, de eterno movimiento, infinito e inalterable. Es nirvana, solo que dinámico en vez de estático; y esto al final resulta siendo la misma cosa».

La Abadía de Thelema

Crowley no se dedicó de inmediato a la tarea de construir la nueva orden hermética cuya creación le había sido encomendada, sino que durante algún tiempo siguió con sus actividades investigadoras en el ámbito de la magia, que a menudo incluía el uso de alucinógenos, y múltiples aventuras sexuales.

No fue hasta 1920 cuando decidió establecer en las proximidades de Cefalú (Sicilia, Italia) la Abadía de Thelema, con la intención expresa de que fuese un lugar mágico de experimentación, principalmente en el ámbito de la magia sexual.

Asumiendo una identidad falsa, alquiló una casa, la Villa Santa Bárbara, y las tierras colindantes.
Con los discípulos que reuniese en ese lugar, formaría el núcleo inicial del Nuevo Eón que le había sido profetizado 16 años antes.

Leah Hirsig

Leah Hirsig (alias «Alostrael») fue compañera mágica del mago y ocultista Aleister Crowley, autodenominado «La Bestia». Fundadora de la Abadía de Thelema, en Cefalú (Sicilia).
Leah (Lea, para su familia) Hirsig (9 de abril de 1883 – 22 de febrero de 1975) fue una ocultista suizo-estadounidense, asociada con el también ocultista Aleister Crowley. Hirsig nació en una familia de nueve hermanos (seis mujeres y tres hombres) en Suiza. Sin embargo, su madre junto a Leah y sus hermanas se trasladaron a Estados Unidos en 1885, cuando era una niña de dos años, y creció en Nueva York, mientras que su padre junto con sus hermanos emigraron a Argentina.

 

 

Ninette Shumway

Durante aquellos años, Crowley mantenía una relación con Leah Hirsig,que era tanto su amante como su colaboradora principal en las artes mágicas.
Tenían un hijo en común, Hansi, y aquel mismo año Hirsig dio a luz al segundo, una niña, lo que retrasó su llegada a Italia.
Además, Hirsig había convencido a una joven viuda, Ninette Shumway,
para que fuese ayudante e incluso amante de Crowley, aunque ella se reservaba el papel de «Mujer Escarlata».

Crowley y sus acompañantes femeninas restauraron la sala principal de la casa como Templo para sus prácticas mágicas, pintando sus paredes, puertas e incluso las persianas con grandes frescos, al parecer en imitación del pintor francés Paul Gauguin, a quien Crowley consideraba un precursor de Thelema.

Entre las paredes decoradas del Templo se realizaron la mayor parte de las experimentaciones de Crowley durante 3 años, en las que se entregó a todo tipo de excesos con Lisa Hirsig y con su amante Ninette. Al parecer, entre las prácticas que se realizaron en la Abadía, además de ceremonias y encantamientos, hay que incluir numerosos actos de magia sexual (es decir, uso del sexo y del orgasmo como catalizadores de energías).

Diversas personas visitaron la Abadía entre 1920 y 1923, algunas de ellas con la intención de quedarse y ser discípulos de Crowley. La muerte de uno de ellos, Frederick Loveday,

Frederick Loveday

por beber agua contaminada de un charco, atrajo la atención de las autoridades italianas que expulsaron a Crowley de Sicilia.

La prensa sensacionalista británica realizó un gran escándalo apodando a Crowley como «el hombre más malvado del mundo».
Thelema como base filosófica de órdenes y sociedades secretas

En 1912, el Gran Maestre de la Ordo Templi Orientis, Theodor Reuss,

 

 

Theodor Reuss

visitó a Crowley en su casa de Londres y le acusó de haber publicado el secreto contenido en el Soberano Santuario de la Gnosis de su organización secreta. La O.T.O. es una sociedad oculta fundada en Alemania a principios de siglo y que hasta entonces había pasado bastante inadvertida. El material que supuestamente había sido plagiado por Crowley eran rituales de magia sexual.

Crowley consiguió convencer a Reuss de su ignorancia sobre el secreto de la O.T.O., lo que condujo a Reuss a creer que todo respondía a una milagrosa coincidencia y, acto seguido, procedió a iniciar a Crowley en la O.T.O. en su grado máximo, lo que equivalía en la práctica a convertirle en jefe de la sede inglesa de la organización. Crowley aceptó gustoso y asumió por su parte el nombre mágico de Bafomet para su trabajo en la Orden.

En lo sucesivo, y de forma especialmente significativa a partir de la muerte de Crowley, la O.T.O. se convirtió en la principal organización transmisora del pensamiento thelémico.

Otras organizaciones que han asumido la Ley de Thelema en mayor o menor medida son la Fraternitas Saturni y la Sociedad de Thelema (ambas con su sede central en Alemania), así como la Logia Horus-Maat (de la estadounidense Maggie Nema Ingalls), entre otras.


 

De un libro escrito por Rabelais, un monje que abandonó los votos para dedicarse a la medicina, Aleister Crowley, un rico burgués inglés, extrajo los fundamentos para crear una nueva religión que como lema tuvo: «haz tú voluntad:  será toda el ley, y amor es el ley, amor bajo voluntad.» 

La inclinación vividora y aventurera del fundador marcaron notablemente los dictámenes religiosos y resulta evidente que la mujer predominantemente tiene un papel de objeto sexual. 

La religión Thelema hospeda un panorama vareado de dioses egipcios y de avatar que pueden ayudar el creyente a realizarse con las mismas fuerzas, excluyendo perentoriamente el concepto de dios judío u otra divinidad equivalente. 

Esta religión pone al hombre frente a sus responsabilidades como primer impacto emotivo, sustentándolo y dirigiéndolo sucesivamente hacia una doctrina contradictoria a estos principios, una doctrina que indica sutilmente pasos que seguir y reglas de respetar. 

El orgullo existencial del seguidor de esta religión tiene pocas posibilidades de reconocerse, porque el sincretismo vareado entre Yoga, magia, esoterismo, sexo etc. es muy influyente sobre la personalidad que inicia este recorrido, golpeando la extensa debilidad del ego que todo desea y abandona.

 

 

0 0 votar
Calificación del artículo
Avatar
Author: admin
Biografia: no tengo nada de interesante, soy un hombre qualquiera. Un saludo.
0 0 votar
Calificación del artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios