Trekking vivencial costero

Hace muchos años, cuando tenía 50 años, pensé en hacer un viaje a pie por la costa del Adriático, siempre caminando hacia el sur por la playa. El objetivo era encontrarme en una nueva situación, no por la aventura en sí, sino por el estado emocional que venía al estar en medio de cuatro dimensiones constantemente. La primera era el agua, simbolizada por el mar a mi izquierda, la segunda era el aire, simbolizada por la inmensidad del espacio sobre mí, la tercera era la tierra, simbolizada por la arena que caminé todo el día, la cuarta era el fuego, simbolizado por las tentaciones a mi derecha, como bares, restaurantes, atracciones, etc.
Era completamente independiente, tenía una cocina portátil, una computadora, un panel solar, una caña de pescar, una guitarra, un celular, una batería, una tienda de campaña etc. Caminé 350 km, luego me di cuenta de que ya no podía quedarme en la playa, porque la zona de Gargano comenzaba a ser montañosa y no podía continuar con una mochila de 47 kg. Así que volví atesorando la experiencia vivida en completa soledad.

 

No pensé que cada 2 km, más o menos, había un arroyo que entraba al mar, obligándome a subir para encontrarme con un puente para cruzar. De hecho, he recorrido muchos más kilómetros de los que aparecen en el mapa. Dos veces tuve problemas por la noche con tipos que tiraban piedras a la carpa por diversión, mientras dormía, pero nada serio, al menos eso espero. Experiencia fantástica: a solas conmigo mismo.

0 0 votar
Calificación del artículo
Avatar
Author: admin
Biografia: no tengo nada de interesante, soy un hombre qualquiera. Un saludo.
0 0 votar
Calificación del artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios